miércoles, 4 de julio de 2007

Despreciable

Como antes la batea estaba fondeada en otra zona desconocía esta costumbre que se da en Riveira.

Consiste en que unos niñ@s de entre diez y quince años patrullen el pueblo durante la época estival, sinceramente yo no le veo la utilidad por ningún lado y mucho menos que provecho sacarán esas criaturas. En fin, prefiero no manifestar lo que me recuerdan, jóvenes, uniformados, anotando y delatando, sin comentarios...

2 comentarios:

Rebbie dijo...

Hola peixiños, me echais de menos? jur jur menos mal que esta semana vino minimamente buena para poder ir a la playita.. estoy un poco moreita... (envidia sana jiji) Bueno como esta todo por ahi? espero que todo en su sitio y que no halla muchas sorpresas.. bueno si son expositores nuevos si por supuesto. Mis niños muchos besines, vale?

pericodelospalotes dijo...

juventudes hitlerianas!!!!
Bien por el alcalde, el que la haga que la pague, da igual quien lo desenmascare...todos deberiamos delatar al que haga algo incorrecto!!